Yoga para mamás y bebés

Las mujeres que practicamos yoga echábamos en falta un espacio en el post parto en el que nuestro bebé también estuviese presente.

Existe la posibilidad de retomar tu práctica de yoga una vez pasado el puerperio inmediato pero para una mujer que hace tan poquito que ha dado a luz ya nada es lo mismo sin su bebé.

Sí, a veces, necesitamos un respiro, pero en general lo decimos con la boca pequeña, porque en realidad estamos tan enamoradas de nuestro bebé que necesitamos su contacto, su olor, su risa y hasta su llanto. El instinto te dice que no te alejes mucho, que te necesita y tu le necesitas. Aún existe un cordón umbilical invisible que nos unirá mucho tiempo. Aún no es el momento de separarnos.

Yoga-Pilates-Postparto-Bebe

¿Cómo centrarte en tu práctica si no tienes cerca a tu bebé? ¿Es posible retomarla como si nada hubiese pasado?

Tu vida ya no es lo mismo, luego tu práctica de yoga tampoco. El yoga no es sólo para la clase, sino para el resto de tu vida, y no tiene sentido obviar un cambio tan grande como la maternidad.

Por lo tanto es necesario crear un espacio para la mamá puérpera y su bebé. Un lugar en el que compartir yoga entre madre e hijo, en el que adaptarse a la nueva situación física y emocional, en el que interiorizar la metamorfosis por medio de la que te has convertido en mamá y en el que evolucionar y crecer junto a tu bebé hasta que haya llegado el momento de pasar a otra etapa.

Pero no sólo necesitamos compartir yoga con nuestro bebé. También con otras mamás. Pocas veces como en la maternidad surge una necesidad tan imperiosa de compartir experiencias con otras mujeres. De salir de la soledad de la casa y hacer tribu con otras madres. La clase para madres con sus bebés es un lugar ideal para conocer a otras madres, compartir experiencias e inquietudes y disfrutar de nuevas amistades para tí y tu hij@.

Si el yoga te ha acompañado en otros momentos de tu vida, déjate acompañar por él también en esta etapa. Sí, no será lo mismo intentar relajarte con un bebé, pero es que tu vida ya nunca volverá a ser la misma y practicar yoga con tu bebé te ayudará a aceptar esto que a la mayoría de madres tanto nos ha costado. Adaptar tu práctica a este momento será de gran ayuda para, por ejemplo, mantener la calma y ayudar a que tu bebé se relaje cuando no para de llorar sin razón aparente. Y si nunca antes has practicado yoga, este es un buen momento para tener tu primer contacto con esta maravillosa disciplina.

 

IMG_8387b

 

Tu práctica evolucionará junto con tu bebé y tu maternidad. Esta etapa de tantos cambios, en la que el bebé y las situaciones son diferentes en cuestión de días, será más sencilla si tenemos una muleta en la que apoyarnos como el yoga:

– La interacción con el bebé es distinta: nos relacionamos con él mediante el tacto, la respiración, los ejercicios. No hacen falta palabras, aunque también las haya, lo que nos ayudará a comunicarnos con el bebé y a estar más receptivas a sus expresiones y gestos.

– Nos ayuda a aceptar sus estados de ánimo y los nuestros: a veces no tendrá ganas de masaje, por ejemplo, o llorará en la relajación y esto sin duda tiene una reacción por nuestra parte. El respeto es la base del yoga y nos ayudará a respetar los ritmos del bebé, sus sentimientos y los nuestros.

– La respiración, la actitud y y el equilibrio que fomenta la práctica del yoga son extremadamente útiles en este momento de cambios y adaptación.

– Por supuesto, seguimos beneficiándonos del bienestar físico que producen las asanas y ejercicios de yoga, ayudándonos en la recuperación física tras el parto. Al mismo tiempo introducimos al bebé en sus primeros ejercicios y masajes.

– Como ya hemos comentado, se facilita el contacto con otras madres, tan necesario en esta etapa. Pero también el bebé se socializa al entrar en contacto con otros bebés.

– Practicar la relajación con tu bebé será de gran ayuda para los días en los que te encuentres más cansada y sin tiempo para echar una cabezada. Seguro que no te faltan ocasiones para ponerla en práctica.

Son muchos los beneficios del yoga y mucho también lo que nos puede aportar en la etapa de la maternidad. Así que aprovechémonos, compartir yoga con nuestros bebés ¡es un lujo!

 

Publicado por

Verónica Bernal

Acompaño a personas que están dispuestas a tomar las riendas de su propio bienestar compartiendo mis conocimientos sobre yoga y terapias manuales y naturales. Desde que fui madre, disfruto especialmente trabajando con embarazadas y madres recientes, ayudándolas a aprovechar todo su potencial en esta etapa de sus vidas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Completa la siguiente operación * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.