Yoga durante el embarazo

Soy practicante de yoga y profesora desde hace muchos años, aunque hace unos tres años que decidí enfocarme más concretamente en el embarazo y la maternidad. Acababa de pasar por la experiencia y desde luego que cambió mi forma de ver las cosas…

En este tiempo han pasado por mis clases muchas mujeres, he ido creciendo con ellas gracias a su disciplina en la práctica y su generosidad al compartir sus experiencias.

El balance es maravilloso. Si el yoga ya me tenía enganchada por lo transformador de su práctica, en el embarazo es especialmente útil.

Todo lo que hacemos en clase se puede aplicar al día a día hasta el último minuto del embarazo:

  • La toma de contacto con la respiración, su conocimiento y control.

  • La toma de conciencia de todo el cuerpo, sus sensaciones y necesidades.

  • La concentración y la meditación.

  • El uso del sonido y su efecto en el cuerpo y la mente.

  • La relajación.

  • El fortalecimiento y el aumento de la flexibilidad de todo el cuerpo.

  • La sincronización de movimiento, respiración, mente.

Y tantos otros pequeños matices que vamos puliendo en el día a día.

embarazo5

Muchas mujeres toman contacto con el yoga por primera vez en el embarazo buscando un ejercicio que, desde la suavidad, fortalezca y flexibilice su cuerpo a al vez que lo descargue de tensiones. Encuentran mucho más, sobretodo cuando vienen dispuestas a experimentar, a dejarse sentir, a redescubrirse una vez más.

Por supuesto no es una varita mágica. Requiere un esfuerzo consciente y responsable. Hay que trabajar y entrenarse en cada uno de los ejercicios que he nombrado antes. Pero la recompensa merece la pena.

Tampoco va a ser la solución a todos los males, no nos engañemos, cada embarazo es un mundo y la embarazada no debe tener riesgos para practicar yoga.

Pero si todo va bien (no tiene por qué ir mal, la mayoría de embarazos van bien) y la mujer entra en sintonía con su cuerpo, con su mente y con los de su bebé, ahí es cuando el embarazo le transforma y se convierte en un gran paso adelante en este camino por el que transitamos, aprendiendo de las experiencias. Es cuando conecta con el maravilloso proceso que sucede en su interior, física y espiritualmente: la creación de un nuevo ser, una nueva vida.

Pocas ocasiones merecen la pena de ser disfrutadas al máximo, y pocas disciplinas nos ofrecen tantas herramientas como el yoga para hacerlo.

Namasté.

Publicado por

Verónica Bernal

Acompaño a personas que están dispuestas a tomar las riendas de su propio bienestar compartiendo mis conocimientos sobre yoga y terapias manuales y naturales. Desde que fui madre, disfruto especialmente trabajando con embarazadas y madres recientes, ayudándolas a aprovechar todo su potencial en esta etapa de sus vidas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Completa la siguiente operación * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.