Preguntas frecuentes de los principiantes en yoga

Cuando nos planteamos practicar yoga y no tenemos ninguna persona de referencia cercana, empiezan a surgirnos ciertas preguntas. Suelen ser siempre las mismas y por eso las hemos reunido en este artículo para aclarar tus dudas:

1. ¿Qué necesito llevar a mi primera clase de yoga?

Según el centro al que vayas necesitarás llevar o no esterilla o tapete. Pregúntalo antes de ir.

Lo que necesitarás seguro es ropa cómoda, que no tire o apriete. Tampoco la lleves muy suelta, cuando hagas posturas invertidas se bajará y no querrás que ciertas partes de tu cuerpo queden al descubierto.

Para la relajación necesitarás una mantita o chal (depende de la época del año) ya que al tumbarte después de la serie de asanas bajará la temperatura corporal y puede darte frío.

2. ¿Qué se hace en una clase de yoga?

Depende del estilo de yoga, en general, un pequeño calentamiento, una serie de asanas (posturas de yoga) y una relajación final. Dependiendo de la clase, el estilo de yoga y el profesor/a incluirá pranayama (ejercicios de respiración) y meditación.

3. Yo no soy nada flexible, ¿podré practicar yoga?

¡Claro! Yoga es para todos y todas, a cualquier edad y condición. La flexibilidad no es un requisito para la práctica, es una consecuencia de ella. Verás como con la práctica regular notas cómo tu cuerpo se “engrasa” y se vuelve más ágil y fuerte.

4. Llevo mucho tiempo sin practicar ningún ejercicio, ¿seré capaz de seguir la clase?

Comprueba que la clase a la cual quieres ir sea para tu nivel. Hay centros que dividen a sus alumnos en diferentes niveles o hacen algunas clases de yoga específicas para principiantes. En otros centros dentro de la misma clase hay alumnos de diferentes niveles que practican a su ritmo las misma asanas.

Lo más importante es no tener miedo al ridículo. En yoga no existe la competición entre alumnos, ni siquiera con un@ mism@. Cada cual practica conforme a sus posibilidades (lo que no quiere decir que no suponga un esfuerzo).

5. ¿Cuántos días a la semana hay que practicar?

Eso depende de tu disponibilidad. Lo ideal sería practicar a diario, igual que te alimentas o te duchas a diario. Al menos intenta practicar dos o tres días a la semana. Si vas realmente pillad@ de tiempo toma al menos una clase a la semana y ve ampliando tu práctica según vayan cambiando tus circunstancias. ¡Menos es nada!

7. Me ayudará a adelgazar el yoga?

Bueno, sí y no, depende de tus espectativas.

Si esperas salir con la camiseta empapada en sudor, en general, te vas a llevar un chasco (exceptuando algunos estilos de yoga más intensos), ya que aunque las posturas puedan llegar a ser cansadas suelen ir acompañadas de una pausa en la que el cuerpo se relaja.

Si practicas regularmente, tu cuerpo se va a transformar (más flexible, más fuerte, más firme) pero lo más importante es que el yoga actúa más allá de la grasa corporal. Hace que todo el cuerpo se equilibre, el funcionamiento de las glándulas endocrinas y órganos internos se regula, se calman los nervios y la ansiedad y tomamos consciencia de lo que nuestro cuerpo necesita y lo que no.

Si tenemos en cuenta que bajar de peso (al menos de manera saludable) incluye un cambio de hábitos en nuestra vida en general: alimentarnos correctamente, comer con calma, ejercicio físico, eliminar toxinas… el yoga es ideal para bajar peso.

Si la pregunta es que si sólo asistiendo a clase de yoga dos veces a la semana vamos a adelgazar la respuesta es no.

8. Me da la impresión de que el yoga es casi todo relajación, ¿realmente se trabaja a nivel físico en una clase de yoga?

Una clase de yoga comprende diferentes ritmos e incluye trabajo a muchos niveles. Yoga es una disciplina que comprende al ser humano en todos sus aspectos: físico, mental, emocional, espiritual.

Hay momentos de trabajo físico, el cual puede ser suave o realmente intenso. Es cierto que entre posturas, como ya hemos visto, suele haber pausas en las que el cuerpo se relaja, lo que hace que el ritmo sea muy llevadero.

Hay también momentos de trabajo mental y relajación, en los que el esfuerzo no es físico, pero tan necesarios como los anteriores (deberíamos plantearnos por qué nos cuesta tanto permitirnos parar y darnos un respiro…)

9. ¿Me hablarán de “cosas raras” en una clase de yoga?

Este es un miedo, por suerte, cada vez menos extendido.

Lo más raro que deberías escuchar en una clase de yoga serían palabras en sánscrito (antigua lengua de la India) para nombrar los ejercicios y posturas.

En una clase de yoga no te deberían “vender” ideas raras aunque por desgracia, como en todo, no todo el que se dedica a enseñar yoga es riguroso o profesional y a veces se mezcla con cosas que no son yoga.

Busca un buen centro y habla con la persona responsable de las clases para saber cómo las da. En muchos de ellos se puede asistir a una clase de prueba para conocer el estilo de yoga, al profesor/a…

10. Yo soy más bien de gimnasio, ¿me aportará algo el yoga?

Por supuesto. El yoga no está reñido con ninguna disciplina, al contrario, se complementa muy bien con cualquier deporte. Hay casos muy conocidos de deportistas de élite que también practican yoga, por ejemplo los jugadores de la NBA.

 

Anímate a probar una clase de yoga, y a preguntar todo lo que necesites saber a tu profesor/a. Si te apetece deja tus preguntas y estaré encantada de responderlas. Verás cómo la práctica de yoga tiene mucho que aportarte a cambio de muy poco.

En Mamayoguini encontrarás diferentes horarios para practicar (también para embarazadas y niños). Infórmate en el 644366546 o info@mamayoguini.com

Namasté.

 

 

Imagen: Designed by peoplecreations / Freepik

Publicado por

Verónica Bernal

Acompaño a personas que están dispuestas a tomar las riendas de su propio bienestar compartiendo mis conocimientos sobre yoga y terapias manuales y naturales. Desde que fui madre, disfruto especialmente trabajando con embarazadas y madres recientes, ayudándolas a aprovechar todo su potencial en esta etapa de sus vidas.