El lenguaje de las emociones

“Cuando la mente está quieta, encontramos paz, y sólo entonces podemos entender nuestra verdadera naturaleza.” -Tara Brach

La neurociencia moderna ha descubierto que las neuronas que disparan juntas, permanecen conectadas. Cuando se repite un mismo bucle de pensamientos y emociones, creamos patrones profundamente acanalados de reactividad emocional. Esto significa que cuanto más se piensa y repiensa sobre ciertas experiencias, más fuerte es el recuerdo y con mayor facilidad se activan los sentimientos asociados a ellas.

En nuestra cultura, tendemos a ignorar los sentimientos, a distraerlos con alguna actividad, o a reaccionar contra ellos. Esto ocurre porque la mayoría de las veces no nos han enseñado cómo hemos de estar con nuestras emociones y que son normales como parte del ser humano.

Si nos permitimos sentir nuestros sentimientos van a pasar de largo, pero si nos resistimos a ellos, persistirán.

La investigación ha demostrado que nuestras emociones tienen una vida de 90 segundos. Esto significa que si podemos llegar a ser amigos de ellas y dejar que estén aquí sin tratar de alejarlas o distraerlas, pasarán.

Si somos capaces de sentarnos con el malestar, con los sentimientos negativos, neutros o positivos, podremos entendernos a nosotros mismos más profundamente.

Mediante el desarrollo de la capacidad de tomar distancia y atestiguar estados emocionales como la ansiedad, la ira o la tristeza, aumentarás tu grado de libertad con respecto a ellos.

 

 

Publicado por