Tu rincón para la práctica

Crea tu santuario en casa

¿Cuántas veces te has propuesto practicar tu rutina favorita en casa? Y, ¿cuántas veces lo has hecho? Exacto. Necesitas motivación, necesitas tu santuario personal en casa.


Y no es que sentirte bien no sea suficiente motivación, es que si no tienes el hábito de practicar en casa debes motivarte para adquirirlo, y para ello te ayudará crear tu pequeño santuario. Ese lugar, puede ser un rincón en una habitación, donde puedas crear el ambiente necesario para la práctica y tener colocado tu material listo para ser usado.


Uno de los motivos para hacerlo es que habitualmente vamos con prisas, y si te tienes que entretener en quitar la mesita de centro del salón, sacar la esterilla, buscar la música… al final la pereza o la prisa te pueden y no lo haces. Pero si todo esta preparado, no hay excusa.


Otro de los motivos, es que si se tienes un día lleno de tareas, el ver tu esterilla extendida será la “tentación” perfecta para acabar el día en ella en vez de en el sofá con un paquete de galletas…


Así que ponte a pensar un lugar de tu casa en el que podría tener de forma permanente el material necesario para tu práctica. No es necesario que sea una habitación entera, servirá un rincón con el espacio suficiente para poder tenerlo todo dispuesto. Aunque si dispones de un espacio más grande o una zona exterior, puede que aún te resulte más atractivo. Elige un lugar que sea especialmente de tu gusto.


Además de lo técnicamente necesario, elige algunas cosas que te gusten para que ese rincón sea realmente motivador. Por ejemplo, puedes poner alguna lámina o cuadro que te guste, unas flores, o un quemador de incienso. Decóralo a con esmero y así estarás deseando darle uso a tu santuario personal. Eso sí, no satures el espacio, para este tipo de cosas, menos es más.


Pero claro, no todo es decorar un rincón de casa a tu gusto. Para crear un hábito hay que cultivar la constancia. Como siempre aconsejo a mis alumnos, reserva un rato al día en tu agenda y no te lo saltes. Verás como con el paso de los días cada vez te resulta más natural el rato de la práctica y no sólo no te cuesta sino que te lo pide el cuerpo.
Y tu, ¿cómo vas a preparar tu santuario en casa?

Publicado por

Verónica Bernal

Acompaño a personas que están dispuestas a tomar las riendas de su propio bienestar compartiendo mis conocimientos sobre yoga y terapias manuales y naturales. Desde que fui madre, disfruto especialmente trabajando con embarazadas y madres recientes, ayudándolas a aprovechar todo su potencial en esta etapa de sus vidas.